Yamazaki



Sevilla se ha impregnado hasta las cejas de todo lo relativo a comida asiática, en múltiples formas: en eventos, en comida callejera, en talleres, en restaurantes... un largo etcétera que cada año no para de incrementar, gracias en mayor parte a la proliferación de gente autóctona de la zona o de sus hijos que han nacido aquí y han mamado, como se suele decir, desde niños. Este boom de lo asiático, como no puede ser otra forma llega también a lo japonés con presentaciones maravillosas de los platos, una cuidada atención y mimo en los detalles y una gran variedad en la carta, ejemplo de todo esto lo vemos en la misma plaza de la Encarnación, justo en la esquina con la iglesia del Valle y que responde al nombre de Yamazaki

Con una terraza la mar de salá y un interior no menos cuidado, Yamazaki huye de algunos tópicos de restaurantes japoneses, véase por ejemplo un alto precio. Es un lugar amplio con un singular encanto, sobre todo por el lugar donde se ubica, cocina japonesa sincera, sin demasiada excentricidad y con gusto por querer trasmitir la autenticidad en sus platos. Con unos años de vida ya a sus espaldas, ha conseguido mantenerse y ser siempre auténticos entre tanto mercado que opera por los alrededores.

En carta tienen una especialidad que sobresale a las demás, hablo de los Okonomiyaki, las cuales son como parecidas a tortillas pero en realidad es una masa rellena de ingredientes que pueden ser variados, a la plancha y aderezados con salsa.  Los fideos Yakisoba, o realmente tallarines con una consistencia mayor que la del fideo, acompañados de verduras y un toque entre picante y dulce que los hace inconfundibles, aquí los hacen de manera muy generalizada al resto de locales de comida japonesa.

Con más peso y consistencia encuentro su Tataki de atún, que también lo podemos encontrar de salmón, vieira o de buey, éste último tampoco perdérselo. Una maravilla, como también lo son sus propuestas de sushi, no tan recargados como en otro locales del mismo tipo donde echan todo tipo de condimentos y salsas...aquí el sushi es más ligero, desde los clásicos makis o nigiris, pasando por los uramakis o los California roll. Podemos encontrar variedades que llevan hasta lubina o bogavante, un largo etcétera que seguro nos hace dudar sobre cual elegir de entre toda la carta. Mención especial para los postres también, alguno que no debe faltar como el Helado de té verde y otros como la Gelatina de lichi que por su textura y su sabor muy dulce lo agradecerán los más golosos.

Por concluir diré que es de los pocos o el único japonés donde podremos disfrutar de tapas en su carta, lo que lo hace muy llamativo si queremos pedir varias cosas a fin de compartir mientras más mejor. Precios asequibles y una atención esmerada hacen el resto. El que no quiera ir es porque no quiere.


Dirección: Plaza de la Encarnación, 20 (41003) Sevilla

Teléfono: 954 561 712

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.