Tata Pila



Reconocido es ya en la ciudad que el grupo Ovejas Negras Company que iniciaron Genoveva Torres y Juan Manuel García con la apertura de su primer y homónimo local en la céntrica Hernando Colón ha sabido adaptarse a los tiempos y ha apostado por una línea de trabajo moderna, joven e innovadora que le han hecho acreedores de fama, premios y diversas consideraciones de mérito que hoy día sólo sabe incrementarse.

Uno de esos baluartes que sustentan el grupo se llama Tata Pila, calificado como bistró andaluz, algo que se ha puesto de moda en Sevilla y que aboga por un concepto de bar abierto, luminoso y sofisticado que rememora los antiguos bistrós franceses. Y razón no les falta. En Tata Pila todo está cuidado al detalle, desde el recibimiento en la puerta, la vestimenta de los camareros, las mesas su decoración y los entelados, la cocina vista y hasta sus baños, ¡sí!, y qué baños, si alguien ha visto otros igual que escriba, le estaré agradecido...todo para que la experiencia del cliente no sea sólo gustativa, sino que lo sea en todos los sentidos de la palabra. Una base donde lo importante es el producto español de la tierra con sello andaluz pero con recetas vanguardistas, no sólo impone el interior sino que también lo hace su propuesta gastronómica.

A destacar el esmero que han puesto en los sofás, en su disposición, en los bancos corridos y en esas mesas redondas tan sugerentes y convenientes para una conversación. Merece mucho la pena si es posible dejar a un lado su terraza y comer dentro para ver el espectáculo tan gratificante que han diseñado.

Deteniéndonos en su carta vemos que el tapeo queda difuminado, calificaríamos al lugar más como restaurante y no sólo por sus precios sino también por el emplatado y presentación. Mucho detalle, no hay tanta variedad pero sí que se puede encontrar casi de todo, en sus entrantes fríos hay clásicos de aquí pero fusionados como su Salmorejo con remolacha encominada y fourme d’Ambert (7,50), nuevo en su carta, una gozada de sabor mezclando remolacha, queso oloroso y nueces, bastante recomendable. También exquisita su Ensaladilla rusa con salsa ravigote (4,50), coronada con una regañá al más puro estilo andaluz, fina y cremosa, otra calificación de notable.

Entre sus platos calientes a destacar el Arroz meloso de ibéricos con butifarra crujiente y rouille de azafrán (9) o las Gambas al ajillo con alcachofas (10), como veis son platos y recetas clásicos pero con ese punto de frescura e innovación que los alejan del molde tradicional y realmente la chef Beatriz y su equipo de cocina lo consiguen. Pero lo que realmente nos maravilló fue otra de sus nuevas propuestas: Raya a la mantequilla negra con alcaparras fritas y patatas estragón (12), el pescado muy tierno, el acompañamiento de patatas y alcaparras parecía hecho para esa raya y la salsa...no quedó pan después del almuerzo, una pasada literalmente.

Cabe destacar que el local cuenta con una amplia y selecta bodega y coctelería para la sobremesa o directamente para enlazar con la cena. Nos invitaron a una ronda de chupitos de la casa para terminar pero su carta abarca desde espirituosos, vermut, gin tonics y hasta unos cócteles arriesgados para los más valientes. Todos los detalles de Tata Pila hacen que sea una maravilla su experiencia, quizás el precio puede que eche atrás a la gente que vaya buscando un tapeo más convencional y para todos los bolsillos, pero su calidad, servicio y ambiente está por encima de todas las cosas. Sin duda volveremos a contar sus novedades en otra visita. Chapó.


Dirección: Calle Julio César, 14 (41001) Sevilla

Teléfono: 954 870 862

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.