Rocala



Qué podemos decir que no se sepa ya del Grupo La Raza... Es uno de los bastiones gastronómicos de esta ciudad, hasta el mismo rey Felipe VI les visitó después del desfile de las fuerzas armadas celebrado este sábado pasado. Hace ya más de tres años nació en la Gran Plaza una de las últimas novedades de este grupo: Rocala, cuyo nombre proviene de su fundador, José ROdriguez CALA y desde entonces sólo ha sabido coleccionar galardones y premios. Una asombrosa y novedosa propuesta de fusión y sobremesa de la que hace gala en un no menos asombroso edificio restaurado para la ocasión hacen que Rocala goce de un espacio totalmente acogedor y muy apto para todo tipo de eventos.

El ser un referente de la hostelería durante tanto tiempo no significa dormirse en los laureles como ha ocurrido otras veces, La Raza lo sabe bien y con Rocala han mimado hasta el más leve detalle. Apostando por la nueva cocina, como ya han hecho en su otro local de Los Corales, Rocala simboliza la frescura y la modernidad, aire nuevo a una zona que desde que cerró El Toboso sus puertas no había visto cosa igual. Se nota que han dado con la tecla: la forma de emplatar, unas presentaciones originales, una carta innovadora llena de sabores nuevos, un ambiente relajado y cálido, todo hace que la velada se agradezca y se disfrute.

Es esto último un punto importante, su edificio completamente reformado unido a su terraza son de los más pintorescos y confortables en los que hemos estado. Para la temporada de primavera/verano es una oportunidad que ni pintada para poder visitarlos, ya sea en pareja, en familia o con amigos. Mesas, barra y salones tienen de sobra.

En la carta nos encontramos con una filosofía que apuesta por el producto de temporada, recetas alguna clásica o con inspiración clásica trasladada a la vanguardia y otras fusionadas. A destacar siempre sus conocidas Tortillitas de bacalao y algas, servidas como si fuese un tenderete de ropa, finas, crujientes y que guardan todo el sabor del bacalao. Reseñables también sus Tacos Canallas con carne al pastor, mole y pico de gallo, que ya tuvimos ocasión de degustar en las jornadas gastronómicas Gurmé del año pasado o el Melocotón de foie, membrillo y sus tostas, perfecto para acompañar, una sorpresa para la vista y para el paladar, muy aconsejable.

Aprovechando que eran las jornadas del arroz, pedimos también un Arroz verde con pulpo de categoría, y un menos destacable Risotto de jabalí y calabacín, si bien hay que darles una oportunidad a los arroces que tienen en carta, así como a sus pescados (lubina asada, corvina en tempura, atún rojo, pulpo al josper...). Unos postres a 6€ completan una armoniosa carta cargada de sabores y de novedades. 

Importante saber que durante la sobremesa están abiertos con su zona de copas y cócteles para los que quieran pasar una tarde completa. La relación calidad/precio está bastante justa, los precios no llegan a los de un restaurante de postín, no hablamos de 20-25€, pero realmente no son precios de bar y si nos apuramos tampoco de gastrobar, salvando 2/3 excepciones el resto se mueve en precios de restaurante. Imaginamos que el nombre, se paga, aunque es de recibo con los platos que salen de cocina. Y la cocina de Rocala es de nota alta.


Dirección: Gran Plaza, 9 (41002) Sevilla)

Teléfono: 954 232 024 --- 955 261 951

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.