Raíces



La cocina peruana arrasa allá donde va, mimbres no les falta, en unos pocos años ha conquistado a los más susceptibles que nunca se imaginaron probar alimentos como la quinoa, las canchas o bebidas como el pisco, una explosión de sabores frescos que inunda los paladares más exigentes. En todo el movimiento de transición a Sevilla apareció en el barrio de Nervión el restaurante Raíces, y lo hizo como un soplo de aire fresco donde daban rienda suelta a la auténtica cocina peruana junto a la inspiración de otras culturas gastronómicas que han fortalecido aún más las artes culinarias del Perú. 

El chef Daniel Cárdenas es el encargado de liderar un local con muchos toques innovadores, mucho exotismo, espectaculares presentaciones de los platos y una carta la mar de original y creativa. Desde que abrió el restaurante hace unos años hasta ahora, Daniel y su equipo siguiendo la estela de su propio nombre, han conseguido aunar lo más puro y tradicional de su país ofreciendo recetas clásicas peruanas y a la vez un toque vanguardista que enamoran desde la primera vista.

Cuentan con un local diáfano, abierto y acristalado, visto desde el exterior, abrazando la cultura peruana desde su decoración con multitud de referencias al país andino. La sensación de comodidad, limpieza y claridad que da este local es abrumadora, todo en orden, bien dispuesto y serviciales en todo momento, pareciera más que estuviésemos en un restaurante u hotel de diseño.

Esa mescolanza culinaria de Perú, con toques coloniales castellanos, el oeste de África, lo cantonés y lo japonés, incluso hasta de Italia hace que su carta sea un tanto caótica al principio. Algo de picoteo, otra parte para compartir, cocina nikkei, cocina novoandina y lo más laureado como pueden ser ceviches, anticuchos, el ají o la leche de tigre conforman un larguísimo abanico de posibilidades que pocas veces se han visto en un restaurante de este estilo. 

Tuve un comienzo arrollador, con unas Costillas de cerdo confitadas y glaseadas en salsa de ají con patatas anticucheras, las costillas al igual que las alitas crujientes como me gustan a mí, el toque picante de la salsa le hacía ganar enteros. Unas yucas fritas o un arroz chaufa también es muy recomendable para comenzar la comida. A eso le siguió un dúo de Nigiris de pollo a la brasa a baja temperatura, perfectos como unión entre plato y plato. Los ceviches son marca de la casa, corvina, atún, salmón o pulpo son usados de forma variada junto a camote, canchas, ají, lima o cilantro para ofrecer lo más fresco del mercado, así como el tataki de atún o el Tartar de atún con helado de lima y ají amarillo, atún en dados acompañado de tomate, aguacate, pepino o soja que dotan al plato de contenido visual y colorido además de portentoso sabor. Sin duda, una de las cosas que hay que pedir cuando se vaya, muy recomendable.

Subrayar también la importancia de algunos postres y sobre todo, los cócteles, para amenizar más la velada o simplemente darle ese toque final o de sobremesa a un buen banquete. Raíces es un sitio donde perderse gastronómicamente hablando y sentir en la boca una fusión y amalgama de sabores tal que difícilmente puedas olvidar. Lo mejor de Perú lo encuentras aquí, a un pasito del centro.


Dirección: Calle Juan de Zoyas, 5 (41018) Sevilla

Teléfono: 695 855 623

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.