Piano Piano



Sevilla siempre se ha distinguido por tener unos restaurantes italianos de peso, la pasta y la pizza suele ser casi siempre de las preferidas entre el público y aquí se tiene un buen dominio del horno de leña, aunque en todos lados haya detractores. Piano Piano, el restaurante que nos ocupa hoy, está ubicado en una zona muy forastera, muy próximo a la Torre del Oro, con el hotel Alfonso XIII y la avda. de la Constitución justo al lado, es fácil de acceder tanto para el peatón como para el que coja el metro.

Destaca por fuera por sus diferentes plantas, desde la amplia terraza para disfrutar de una buena cocina mediterránea al aire libre, hasta sus salones con terraza en sus plantas altas con todo tipo de comodidades. Si bien es verdad que no destaca por tener en carta algo original, diferente y sorprendente a la vez...todo lo que tienen está realmente bueno. En algunos establecimientos italianos podemos sentirnos estafados bien sea por el precio desmedido en pastas (algo que puede ser muy económico de conseguir), o bien sea también por el sabor poco conseguido de sus platos o de las pizzas generalmente. Aquí no ocurre nada de eso, ni lo primero ni lo segundo. Y a las pruebas directamente me remito.

La carta no es excesivamente larga pero está todo lo que tiene que estar. Unos entrantes la mar de generosos donde destaco la Tabla de quesos o la Tabla de brusquetas de pan de tomillo son el comienzo perfecto para una comida que ya intuyes que va a ser mejor de lo esperado. Las ensaladas son otro complemento perfecto si quieres un entrante a compartir menos pesado que los anteriores.

Entre las pastas frescas y los arroces hay que poner por encima del resto a los tagliatelle y papardelle, amén del Risotto nero con gambones, toda una delicia. La pasta es tratada con cariño, no son platos rebosantes como los antes mencionados pero sí que con una ración justa más que suficiente. 

Siempre se puede optar por un pescado una carne pero lo realmente apetecible y donde obtienen matrícula de honor son con las pizzas. No hay variedad grande de pizzas pero cualesquiera de la carta son un ejemplo de cómo deben ser. El día que fuimos pedimos la Pizza de champiñones y jamón cocido y la Pizza de berenjenas con queso scamorza, simples a la vista pero de un sabor, una finura y un crujido de la masa que más quisieran muchos restaurantes italianos en llegar a eso. No miento si digo que es de las mejores que he probado y desde ese día es uno de los lugares fijos que tenemos si decidimos ir a un italiano.

La cosa no termina ahí, y es que la sobremesa puede ser larga en Piano Piano. Postres y cócteles de Aperol Spritz esperan a más de uno que le quepa algo más. La relación calidad/precio es muy buena, así como la atención con un servicio muy joven pero experimentado. Si no lo conocen aún, denle una oportunidad y no dejen de lado sus pizzas. Quien avisa no es traidor.


Dirección: Calle Almirante Lobo, 5 (41001) Sevilla

Teléfono: 955 673 740

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.