Lolita Fusión



Carmona es uno de esos pueblos sevillanos que bien merecen una atención aparte, una atención más allá de lo puramente arquitectónico, histórico y patrimonial. Tan llamativa Carmona como poco conocido por la amplia mayoría de la gente, esta localidad guarda pequeños rincones de absoluta belleza que no sólo se esconden tras los arcos de las iglesias, los muros de sus puertas o el marmól de sus estatuas, personalmente tiene un encanto especial que la hacen diferente.

Alejado de los visitantes que transitan por su centro patrimonial, en la parte más oeste del municipio, hallamos un restaurante gastrobar variopinto, Lolita Fusión, un local que sin duda bebe de la tradición de Carmona, de sus más hondas raíces pero que, como su propio nombre indica, también se alimenta de la cocina internacional como ya veremos más adelante.

Tres jóvenes emprendedores, Pablo, José María y Moisés, son los pilares de este establecimiento con pocos años de vida (desde 2015 abiertos) pero que ha sabido mantenerse con una identidad propia en un pueblo de marcado acento clásico. Nuevos sabores que desarbolan por completo las pautas de la gastronomía andaluza, con la puesta en marcha de una carta con toques asiáticos, como pudimos probar con su excelente Arroz crujiente con cilindro de chipirones, un sabroso plato de arroz frito coreano-asiático o algunos alimentos nunca antes vistos por estos lares como el Pan Bao, el plancton o el ají peruano. Modernidad, fusión e innovación ante todo.


El local cuenta con zona de barra con mesas altas en la planta superior y terraza en la calle para tapeo y picoteo y un elegante salón comedor en la planta alta para una comida más seria y contundente. Conviene reservar a pesar de disponer de suficientes mesas. Los precios de las tapas están mejor que bien, se corresponden con el tamaño, la cantidad y la calidad de la comida, además tienen una variedad sorprendente y no te dejarán insatisfecho. En carta son algo más altos de lo habitual tengo que decir. Pan de coca con anchoas y muselina de almendras y Croquetas de gambas al ajillo con plancton, nos sirvieron como entrantes, mejor el segundo que el primero claramente por su textura y su increíble sabor (aunque sin esas patatas paja), el pan de coca sin embargo supo a muy poco, como si le faltara gancho. 

Mejoró la cosa con su Ensaladilla, un clásico que no tiene fronteras pero que unos dominan su arte mejor que otros, y aquí la hacen y bien rica con una cucharada generosa de mayonesa que le pone un brillante broche de oro. Muy a nuestro pesar, consideramos que el Risotto no estuvo a la altura del local, el sabor final y el regusto no fue de nuestro agrado, una pena puesto que habíamos leído opiniones muy favorables de su risotto, pero bajo mi opinión el arroz crujiente asiático con chipirones merecen muchísimo más la pena. En una segunda visita intentaremos explorar más y mejor su carta y dejarnos aconsejar en su salón comedor. Con cosas por pulir, pero en el buen camino.


Dirección: Avenida Ronda Norte, 48 (41410) Carmona

Teléfono: 955 278 890

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.