La Calle Burger



En abril abrieron en Sevilla, más concretamente en la calle Feria donde la diversidad y la amplia y alternativa oferta gastronómica campa a sus anchas. La Calle Burger se trata de una franquicia con origen en Málaga, de mucho éxito de público entre la gente joven y no tanto, sus casi diez locales son prueba de ello y aunque la oferta gastronómica no sea muy variada como ya veremos más adelante, sí que escogen personalmente el producto, el corte de la carne y unas salsas diseñadas para que sean el complemento ideal.

Situado justo en una esquina de Feria con calle Relator, este establecimiento resalta por su espacio bien aprovechado, ventanales enormes que dan luz al interior y el uso para sus hamburguesas de un pan estilo brioche diseñado a medida que combina espectacularmente bien. Se nota aún el poco tiempo que llevan abiertos, pero las buenas intenciones está ahí. Es un local con buen acceso, sin terraza (como es mayormente habitual en esa zona), un buen número de mesas y al fondo la barra con la cocina. Como hemos dicho antes, la carta no es muy extensa ni tiene mucha variedad aún así esto lo suplen con un buen producto.

Un par de ensaladas y entrantes como brochetas, fingers o costillas barbacoa es lo que tienen de reclamo para iniciar la comida. La carne, en sus numerosos cortes, es el protagonista principal. Si bien, decidimos empezar con sus Alitas de pollo crujientes, que aquí llevan cebolleta y puede ser acompañada por salsa agridulce con un toque picantón o bien barbacoa. Seis alitas de buen tamaño, generosas, impregnadas con bastante salsa, las típicas de comerlas con las manos y tener que chuparse los dedos.

Si bien tienen bocadillos, de cochinita pibil o de entrecot, lo verdaderamente puro y que apetece son sus hamburguesas. Las hay de ternera, de pollo, de cerdo y vegetales, pero en total no llegan ni a diez opciones. Entre las que más pide la gente están la Hamburguesa de vacío y la Hamburguesa de entraña, la primera con queso cheddar, cebolla roja y salsa callejera, más tradicional, más clásica pero que siempre tiene éxito. La segunda fue más rompedora, con queso Havarti danés, cebolla al vino, canónigos y mayonesa de chimichurri, mejor esta última. Sorprende la gran cantidad de patatas especiadas que acompañan el plato, se hace terriblemente complicado acabárselas todas (aunque se puede cambiar por ensalada de col)

Por último en cuanto a postres, la oferta es más escasa aún, apenas tarta Sacher, Oreo o las clásicas de queso y de zanahoria. Un dulce para acabar la comida nunca está de más, aquí no son precisamente ligeros, también llenan. Quizás la presentación no sea muy trabajada pero la cantidad de dulce que llevan se hace bastante pesada. El precio es el habitual ya en este tipo de establecimientos de nuevo cuño, entre unos 9 y 12 euros las burger y unos entrantes a 6€ de media. Quizás no esté situado entre mis mejores hamburgueserías de la ciudad, pero si cambian el repertorio y lo hacen más variado y atrayente seguro se convertirá en un imprescindible de la Alameda y la Macarena.


Dirección: Calle Feria, 115

Teléfono: 954 918 345

Web: Enlace 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.