La Barra de Inchausti



Con la temporada veraniega recién estrenada, las calores propios de estos meses y el habitual trasiego de gente buscando sombras donde cobijarse nada mejor que fresquito, un buen aliño y un tapeo marinero a mediodía y de esto saben mucho José Luis Inchausti y familia, fundador y cabeza visible del negocio que lleva regentando desde 1991 en el Postigo: el restaurante La Moneda. Pues bien, cerca de allí a escasos metros y durante la Semana Santa, sus hijos abrieron al público un concepto de barra que se asemeja al recibidor y zona de tapeo de su hermano mayor y que bautizaron con el nombre de La Barra de Inchausti

Conchi, Isidro y Jorge han diseñado un local marinero, con una decoración que recuerda al camarote de un barco con tonos azulados y blancos y de gran vinculación al mar, orientado a un tapeo más informal, de barra y de mesa alta (no tienen asientos) como si se tratara de una cervecería o tasca antigua, producto fresco con aliños en las vitrinas y donde los pescados y mariscos cobran mayor protagonismo, producto del paso del patriarca de la familia por Sanlúcar de Barrameda. Lo vasco, lo gaditano y lo sevillano mezclado de la mejor manera posible con una cocina mediterránea que evoca otros tiempos más añorados.

En cuanto a su propuesta gastronómica obviamente no podían faltar clásicos de La Moneda, como las Tortillitas de camarones o la Sopa de galeras, un crustáceo de poca carne pero muy sabrosa, acompaña un ensopado caliente con pan migado en una delicia típicamente gaditana que es una de las tapas clásicas que se pueden tomar por Sevilla. En el apartado de tapas frías y aliños tampoco podían faltar el Salpicón de marisco, la Ensaladilla o las estupendas Papas aliñás con melva, aquí se le echa huevo duro y el resultado es soberbio, se nota la calidad del producto y esa herencia sanluqueña en el preparado.

Parte del protagonismo también se lo lleva el pescado frito, un amplio muestreo que cuenta con Pavías de bacalao (en tapa) cazón en adobo, salmonetes, ortiguillas, puntillitas o Chocos (platos) entre otras cosas, perfectos para compartir y con unos precios por encima de los 10€. Y por si esto ya no fuera bastante motivo para pasarse por allí, los amantes del marisco tendrán uno de sus locales predilectos aquí: ostras, patas rusas, cañaillas, navajas, carabineros, percebes gallegos o nécoras conforman sólo una pequeña parte de lo que la Barra de Inchausti es capaz de ofrecer. 

Podemos decir que el local exprime lo mejor de la tradición de La Moneda, ha añadido fritura y marisco de calidad y el resultado es bastante positivo. Y la atención, oiga, es de chapó. El concepto de barra vuelve a estar de moda en la ciudad y lo celebramos especialmente si es en locales como éste. El legado de José Luis está en muy buenas manos.


Dirección: Calle Tomás de Ibarra, 10 (41001) Sevilla 

Teléfono: 954 871 322

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.