La Barra de Cañabota



El verano va apretando y las ganas de playa, de brisa y de mar se van acumulando en los deseos de los sevillanos. Mientras llega o no, una de las mejores cosas que se han inventado es una buena barra con caña fresquita, aire y el mejor pescado y marisco de la tierra y de eso en Cañabota saben mucho. Tal ha sido el éxito de su primer local que en poco tiempo consiguieron una distinción Michelín más que merecida, a eso tenemos que sumarle durante esta primavera la apertura de su mano derecha, La barra de Cañabota, justo al lado y es que hay cosas que nunca pasan de moda, y eso son las buenas barras de bar con su tapeo clásico de toda la vida. En nuestra ciudad eso siempre ha funcionado y sis e da bien de comer, dos veces bueno.

Los hermanos Guardiola de Tribeca y Juanlu Fernández, otrora responsable de La Pepona y Binomio, han sabido darle un estilo propio a esta barra, desmarcándose de lo que hace su hermano mayor y ofreciendo un producto con idéntica calidad (sello de Cañabota). Todo lo que nos encontramos en una primera pasada es marinero: simula una pescadería, utensilios propios como la sbotas y los guantes de pescadero, el producto está a la vista al igual que la cocina y las cajas de salazones y latas de conservas, una barra extensa en forma de L y unas cuantas mesas altas con taburetes. Todo lo conforma un espacio limpio de azulejos blancos inmaculados, estética industrial, aluminio y donde se respira aire fresco dentro aunque el local esté a rebosar de gente. 

Se rescata para el público una oferta de "tapeo de codo" informal, haciendo hincapié en los aliños, las conservas, la fritura, el pescado plancha, un pescado eso sí al que no le hace falta hacerle mucho, siempre es fresco y nada más hincarle el diente veremos lo blanco de su carne e incluso recuperando las genuinas banderillas, altramuces y hasta almendras fritas.

De entre su extensa carta son muy recomendables su Ensaladilla de langostinos o sus Papas aliñás, maravillosamente expuestas en una fuente del mostrador y que a buen seguro el camarero te las acabará recomendando. Las estupendas Gildas, las variopintas formas de trabajar el atún rojo de almadraba o los Soldaditos de pavía son todo un descubrimiento y cosas que no puedes perderte si pasas por la barra. Muchas veces encontraremos producto diferente y eso se deberá a lo que haya en la lonja el día en cuestión, pero los clásicos mencionados estarán siempre para los comensales. 

Un epígrafe interesante de su carta hace mención a "nuestra cocina" y en ella vemos tapas y platos tan sugerentes como las Gambas al ajillo, Raya al pimentón, Rape al pan frito, o Sopa de tomate con chirlas entre otras. Casi todo puede pedirse en formato tapa y eso es de agradecer en un sitio donde comer de pie apretados junto a otros será el pan nuestro de cada día. El precio es ajustado, las raciones no llegan a ser generosas, pero está pensado para un tapeo clásico informal.

Todo lo mejor del pescado y el marisco de las costas andaluzas de Cádiz y Huelva traídas a esta tradicional barra para uso y disfrute del sevillano. Calidad contrastada, servicio atento y profesional y muchas ganas de agradar en armonía y buen ambiente.


Dirección: Calle Orfila, 5 (41003) Sevilla

Teléfono: 954 913 432

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.