El Rincón de Eu



Los pueblos, en sus costumbres y su forma más calmada de vida siempre nos regala asombrosos momentos y SaboreaSevilla fue partícipe de uno de ellos en el día de la visita a Pilas. El restaurante que nos ocupa hoy, El Rincón de Eu, es un afamado y conocido local del municipio pileño, con más de 30 años de servicio al cliente y convertido en toda una institución para los lugareños. En cambio, para el que viene de fuera, todo esto le coge de improviso, su diminuta y pequeña entrada nos hace dudar si de verdad es un sitio para comer o no, y vaya si lo es...

Al entrar vemos cómo estamos accediendo a una casa convertida en barra, cocina y varios comedores privados en lo que eran habitaciones, con mucha capacidad a pesar del tamaño de la entrada como hemos dicho con anterioridad. La simpleza de su recibidor con mesas bajas a un lado y una barra en forma de U para un tapeo más informal es una auténtica maravilla. Una ambientación costumbrista con imágenes, marcos con fotos antiguas e históricas decoran sus paredes. Amablemente nos atiende Eustaquio en la barra, el propietario de todo este tinglado con su peculiar forma de llevar su negocio.

¿Y porqué digo que peculiar? Pues porque a diferencia de lo que se promueve en la hostelería actual, aquí no hay carta. Trabajan una cocina con productos de mercado y dependiendo de lo que haya o no fresco eso podrás pedir, tal cual. Hay que poner fino el oído porque será Eu quien cante lo que tienen en el día, pero tranquilos, porque puedo asegurar que lo que tienen es calidad. La atención tanto de él como la mano de su mujer en cocina es directísima. Es como sentirse en casa.

Sentado en un taburete y acompañado de vecinos de la comarca junto con un guitarreo cortesía de un dúo por rumbas, Eu cantaba su producto del día directamente de un bloc y una servilleta. Algo sí que te vendía de primeras, y eran sus Langostinos cocidos, perfectos para comenzar el almuerzo. Mucho pescado tanto plancha como frito (acedías, pijotas, boquerones...) y buenos productos como anchoas o marisco fresco jalonaban su producto del día. Otro imperdible del local son sus Croquetas, en mi caso unas de jamón que estaba para chuparse los dedos, en formato tapa tres unidades, presentación tendrán poca pero gusto y sabor ya os digo que muchísimo.

Unos Atadillos de bacon, trigueros y jamón fue la siguiente tapa, perfecta combinación de sabores, recomendación de Eu, y la siguiente un Montadito de presa ibérica, una muy jugosa carne con el aceite y  el jugo que impregnaba todo el molletito. Unas tapas a simple vista sencillas pero rematadas de una bella factura. Como se ha dicho antes, aquí aparte de comer y sentirte como en casa, casi todo es atípico: no se admiten tarjetas, no hay carta, no se pueden ver precios...tan sólo diré que la relación calidad/precio es adecuada pero superior a lo que se paga por la zona en la que está, aunque eso no debe ser impedimento para acercarse por allí porque al fin y al cabo la calidad de los alimentos se paga. Antes de irme, unas copitas de buen mosto, rumbitas y la presencia de César Cadaval y señora por el local, broche de oro a una visita cálida y que repetiré con mucho gusto.


Dirección: Calle Murillo, 14 (41840) Pilas

Teléfono: 636 385 271

Web: Enlace 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.