El Caminante Andaluz



En el polígono norte de la ciudad, más allá del hospital Virgen Macarena se halla uno de esos establecimientos "de los de toda la vida" pero con un encanto que lo hace especial y que atrae la atención del público por razones que escapan a veces a la lógica. El Caminante Andaluz, con su aparente sencillez ha cautivado el corazón y el paladar no sólo de los vecinos del barrio sino de una ciudad entera, con una cocina joven pero experimentada basada en propuestas mediterráneas y con un aroma a comida casera embriagador.

Algo de lo que sí hay que ser conscientes antes de llegar es el tiempo de espera, puede llegar a ser prolongado, si quieres mesa habrá que esperar aún cuando la terraza es bien grande (sobre todo los fines de semana). Recomiendo llegar con tiempo y, a ser posible, comer fuera en su terraza siempre y cuando el tiempo lo permita. La plaza en la que se ubica el bar es enorme y el parque infantil que está pegado a él un valor añadido si se va con críos.

Aunque lo más clásico y la razón principal por la que la gente va allí sean los inmensos San Jacobos, nosotros fuimos a probar otras cosas de su carta, una carta (todo hay que decirlo) plagada de entrantes, ensaladas, panes de la casa, fritos, gratinados y carnes, y con la posibilidad de elegir en la mayoría tapa, media o ración, un acierto. Otro punto a favor es su relación precio/cantidad, ni en raciones su precio llega a los 10€ y las cantidades ya veréis que son más que grandes.

De sus especialidades pedimos el Flamenquín cordobés gigante y los Champiñones a la plancha con taquitos de jamón, perfectos para compartir. Aquí lo importante no es tanto la imagen sino el sabor de los alimentos, y verdaderamente lo logra. Pero donde lo alcanza más y mejor es con el Pan de aguacate, alioli y anchoas, una gran rebanada de pan bien cubierta en salsa alioli y con rodajas frescas de aguacate coronadas por cuatro anchoas. Mención aparte para los Espárragos rebozados con salmorejo y jamón, cuatro espárragos grandes entrelargos bañados en una cama de salmorejo que te dan ganas de pedir más al acabártelos. 

Si te gusta la comida casera, de barrio, a muy buen precio y no eres enemigo de la presentación de los platos y no te agobia esperar un tiempo para comer éste es tu sitio. Gusta saber que todavía quedan locales así, de todo tiene que haber en la viña del señor.


Dirección: Calle José Díaz, 8 (41009) Sevilla

Teléfono: 646 315 316

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.