Asador de la Puebla



¿Quién no ha disfrutado alguna vez, aunque sea una, de una buena comida de celebración en algún mesón o asador a las afueras? Prácticamente todos diríamos que sí.  Y es que los asadores a la antigua usanza conservan algo de magia que atrae a la clientela, ya sea por sus hornos y el carbón que usan, por la brasa de sus carnes o de los pescados, por el aroma a la parrilla que sale de cocina en pleno funcionamiento y que se percibe por todo el salón...

El Asador de la Puebla, es uno de los ejemplos más claros de este tipo de establecimientos en la provincia de Sevilla. Con una trayectoria que se remonta a 1999 entre fogones y una profesionalidad fuera de toda duda han sabido mantenerse en el complicado mundo de la hostelería a base del buen hacer en sus platos y orientando el negocio a las necesidades que imperan hoy día. Desde que fui por primera vez a este asador mucho han cambiado las cosas en él, sin ir más lejos y lo que más impresiona a la vista es la carta. Recuerdo cuando hace unas cuantas navidades pude probar allí por primera y única vez la carne de avestruz, me pareció jugosa y tierna, realmente sabrosa. También recuerdo la carne a la brasa en tablas de madera, algo que se eliminó por todo el país por cuestiones de higiene y limpieza.

En la actualidad el negocio funciona como siempre, como asador y restaurante a un precio medio, donde puedes encontrar desde aliños, mariscos, pescados, fritos, carnes y especialidades de la casa como veremos más adelante.
La vista del salón es gigante y espectacular y si a eso le sumamos una terraza amplia, mejor. Cierto es que en días señalados y con muchos comensales el ruido puede llegar a distraer y molestar, recomiendo para personas que prefieran comidas tranquilas que busquen reservar en otras fechas, me lo agradecerán.

El servicio es eficiente para dar abasto con tanta mesa, salvo algún que otro desliz u olvido;  y ¿qué podemos decir de su carta? pues que tiene una relación de entremeses, principales y postres muy atractiva para el comensal de tipo medio que no busca rarezas ni singularidades, todo es tradicional y clásico pero muy variado. Una larga lista de entrantes como ensaladas, chacinas, revueltos, mariscos, etc...donde destaco por encima del resto sus especialidades, los Chipirones a la plancha y por supuesto los Pimientos mozárabes, muy apropiados para abrir boca y luego acabar la faena con un buen chuletón. 

Si nos fijamos en los principales la cosa apunta maneras, se nos abre un abanico tremendo de posibilidades: tanto la merluza, el mero y el bacalao son perfectas opciones para pescado y las puntas de solomillo, la carne de buey y la presa ibérica, para los carnívoros. Si además tenemos la opción de pedir media ración, de lujo.
Y de postre, no uno cualquiera, uno casero como su Tarta tres chocolates o su Tarta de caramelo para la última estocada.
Si os apetece una comida especial, clásica o bien buscáis algo habitual y de trato cercano entre tanta modernidad éste es un buen lugar. Es cierto que hay asadores por Sevilla y provincia  que le han ido ganando terreno pero la esencia y la impronta de este asador continúa vigente. Si aún no lo conoces, dale una oportunidad.


Dirección: Calle Matadero, 12 (41130) La Puebla del Río

Teléfono: 955 770 018

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.