Adelino Tapas



Al tener cerca pueblos como Gelves, Mairena del Aljarafe o Palomares, siempre desde pequeño me he acercado a ellos bien a echar el día, la tarde o a hacer parada simplemente con la familia. Uno de los que más recuerdo es Palomares y recientemente pudimos acercarnos a Adelino Tapas, un nuevo establecimiento que no llega al año de vida y que en este poco tiempo se ha convertido en un referente entro y fuera de la localidad por su original propuesta culinaria, alejada de los clasicismos de la zona.

Adelino y Ana son los responsables de este cuidado local, dos profesionales de la hostelería que han dado luz a otros bares con anterioridad y que aquí, gracias a su carta renovada enfocada en "platillos", han dado con la tecla magistralmente. Resulta un sitio estiloso, unas cuantas mesas dan la bienvenida en la terraza y un amplio y acogedor comedor interior con mesas altas y bajas terminan por coronar un local bastante cálido y muy apto para una comida tranquila. Sitio no va a faltar, eso seguro

Antes de profundizar en lo que fue nuestro almuerzo cabe destacar varias cosas en este aspecto. En Adelino Tapas, las tapas no son las clásicas tapas que conocemos en otros lugares, aquí por tamaño y cantidad las considero más bien platillos para compartir o medias raciones, y eso sí, a un precio fabuloso y apto para todos los bolsillos (entre 4 y 5€). Aparte tienen otro tamaño superior que correspondería a lo que viene siendo una ración. No es una carta extensa la que vamos a ver, pero tienen lo esencial que siempre gusta entre los clientes e inamovible para los dueños, y sugerencias que entran y salen de la carta según pasan las semanas lo que hace que siempre ande en constante cambio muchos platos de su cocina. Platos que todo el mundo conoce y otras propuestas fusionadas pero siempre bien presentados y llamativos a la vista (marca y sello de la casa). Todo conforma una carta correctamente diseñada.

Arrancamos ya con buen pie pidiendo unas Bravas con alioli y sofrito picante, hacía tiempo que no probaba unas bravas tan conseguidas y jugosas, éstas lo consiguieron desde el primer minuto: la textura, el especiado, la salsa...todo funcionó. A eso le siguió el Canelón de pollo de corral con romescu y lascas de queso viejo, dos ricos canelones (ya se puede ver lo generoso del formato de "tapa/platillo") igualmente sabrosos y perfectos para compartir.

El Risotto de boletus y queso manchego son de los que se quedan a vivir en el cielo de la boca, espectacular sabor para no parar de pedirlos cada vez que se vaya. A esto añadir un riquísimo Taco de ternera con papa arrugá y mojo verde canario, el taco cortado en láminas como si se tratara de un tataki mezclado con el mojo verde estaba para chuparse los dedos y mojar pan, su sabor logró que me olvidara de que llegara la carne medio templada. De la mar un Bacalao gratinado sobre cama de verduras y olivada, bonito y colorido emplatado a la par, un bacalao jugosísimo que se deshacía desde el primer mordisco con una salsa de olivas espectacular.

Salimos de allí con la sensación de haber probado una pequeña porción de la tarta y que nos hará falta continuar en una segunda visita para terminar con dios manda, porque hay de todo y todo está bueno. La pega es que lo que queda de verano está cerrado por vacaciones, pero para septiembre juramos volver porque este sitio lo merece. Calidad/precio difícil de igualar, bien atendidos y que irán ganando más adeptos según pasen los meses. Quien os escribe, uno más.


Dirección: Calle Juan Crisóstomo Arriaga, 9 (41928) Palomares del Río

Teléfono: 955 920 133 

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.