Vinobar El Taller



Sevilla se ha nutrido durante estos últimos años de experiencias gastronómicas de fuera de nuestra tierra unido a que gente de fuera ha sabido conectar con los sevillanos de especial manera. Uno de ellos es Stefan, búlgaro residente en Sevilla, quien hace justo dos años y tras una andadura de muchos años en el mundo del vino (cosa que aún no ha dejado) abrió su propio negocio en Umbrete, un pequeño rincón que nada desmerece a cualquier restaurante vanguardista. Y puedo decir también, que uno de los sitios donde mejor me han tratado, sin duda Stefan es de los mejores anfitriones que se pueden tener, de eso no cabe duda.

Se nota a leguas que le gusta y vive con pasión lo que hace, nos da la bienvenida en la misma entrada a Umbrete a cargo de Vinobar El Taller, una suerte de abacería pero con un catálogo de vinos realmente especial. El espacio no puede ser más reducido, si bien sus agradecidos veladores y su pintoresca terraza en la planta alta mejoran el conjunto. En su interior, donde no hay cocina, podemos ver una decoración y mobiliario de palets, productos de su tierra (a la manera de una tienda de ultramarinos) y una amalgama de botellas de vino tremenda que dan habida cuenta de la importancia que tienen en su negocio.

El recibimiento fue con dos copas de tinto búlgaro Petite Sarah y un embutido también típico del este de Europa. Simplemente eso ya hacía presagiar una gran noche. Parándonos en su carta abrimos boca con un aliño muy andaluz, Tomate con melva (5€) pero en el que Stefan usa pimiento, ajo prensado y acompañado de pan tostado. Variedad de Quesos para picotear como el curado leonés, queso menorquín o el Payoyo gaditano (3,50-4,50€) con acompañamiento de nueces y pasas o un Queso blanco madurado en salmuera (3€) en aceite y especias.

A continuación podemos optar por alguno de sus montaditos o bien, preferiblemente para compartir, uno de sus panes o tostas, entre ellos la Princesa Santa Sofía (4€) a los 4 quesos, con carne de cerdo, salsa burguer y pepino agridulce, la Pan Pizza (4,50€) con varios quesos rallados fundidos y salami ahumado sobre pan rústico o el Estefanito (3€) un panecillo con carne mechada, champiñones y puerro. Todo como si estuviéramos en una taberna/bodega a la antigua usanza, para comer relajados, algún picoteo diferente y regado con buenos vinos.

Sorprende la diversidad de la gastronomía búlgara mezclando cosas de Italia, de los Balcanes, de Turquía y hasta de Grecia como podemos ver en su afamado yogur que sirve Stefan junto a nueces y miel, un auténtico detallazo de postre. El buen rollo que desprende todo unido a una experiencia novedosa y muy gratificante hacen de este peculiar lugar una opción muy valiosa en el Aljarafe. No le perderemos la pista.


Dirección: Plaza San Juan de la Cruz, 4 (41806) Umbrete 

Teléfono: 605 646 766

Redes Sociales

19Feb
26Feb
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.