Molino de la Romera



El pueblo de Carmona es uno de los paraísos patrimoniales y gastronómicos de Sevilla, su caso histórico encierra numerosas iglesias, plazas, callejuelas, miradores y restaurantes de inmenso valor que cobran más vida con su rico ambiente. He tenido ocasión de comer en varios lugares de allí y puedo decir que tras mi ultima visita, Molino de la Romera es mi preferido. Ya no es sólo su mención en la Guía Michelin, tampoco su ubicación ni su diversidad y atractivo de sus salones, es que la carta es todo un compendio de la buena cocina autóctona.

Lo del molino viene a que el mesón y restaurante ocupa un antiguo molino de aceite musulmán del siglo XV como almazara. En su primera andadura como establecimiento fue chiringuito durante los 80 por la familia Gavira, es actualmente esta misma familia a cargo de los hermanos Rosa y Luis quienes sustentan el negocio apoyado por un equipo ejemplar a todas luces. La conjunción del espacio: una entrada al mesón con vistas al campo, veladores y hermosos miradores, un patio al aire libre con aperos de labranza y un salón/comedor bastante amplio conforman un brillante espacio donde se conjugan tranquilidad, frescura y buen gusto.

La variada carta de Molino de la Romera es de carácter eminentemente local, con producto del lugar, tradicional pero actualizada y con mucho acento en el detalle. La huerta, el campo y los asados se llevan la palma pero como veremos ahora no hay que desmerecer absolutamente nada. Hay la posibilidad de pedir tapas, y los fines de semana se cambian por un formato que ellos llaman "supertapa" a unos 5€. Para comenzar tenemos, por ejemplo, desde Champiñones rellenos horneados al queso Pajarete (5/12€), Croquetas de carabineros con mahonesa de azafrán (4/14€), Rigatonis rellenos de cola de toro (7€) o Alcachofas confitadas en salsa de jamón (6/12€); surtidos de ibéricos D.O.P. del Valle de los Pedroches o productos de Sánchez Romero Carvajal...

No faltan Cartuchitos de pescado frito como chocos, pavías o bacalao (4,50€/6€), el Atún rojo de almadraba, Doradas de estero criadas de forma natural o su versión de bacalao con espinacas: Lomo alto de bacalao sobre cremoso de espinacas al estilo Carmona con humus de sus garbanzos y teja de pan (6€/14€) descomunal emplatado y mejor sabor todavía. Aunque son sus carnes el punto álgido de la carta, no puedo olvidar uno de los mejores revueltos que he probado nunca, sus Huevos revueltos con patata y pluma ibérica macerada a baja temperatura y salsa de verduras asadas (11€) tanto la carne, la patata y la salsa combinan a la perfección, una pluma ibérica muy jugosa cortada en pequeños trozos, increíble e irresistible.

De la dehesa traen Ternera gallega, Presa a la brasa de carbón vegetal, Novillo argentino, Black Angus, Ternera de Ávila, Lechazo o hasta Cochinillo, toda una declaración de intenciones pero sin perder de vista lo mencionado más arriba porque la cocina clásica de Molino de la Romera es de quilates. Antes de irnos quisimos probar algo de dulce y nos decantamos por su Milhoja de fresa y natilla de coco, con esa hoja tan característica de las tortas inglesas de Carmona. Este local goza de reputación, y la tiene ganada a pulso, no podría decir nada negativo de la visita, si se va por Carmona es una de las experiencias más gratificantes que uno puede sentir. Recomendado de la A a la Z.


Dirección: Calle Sor Angela de la Cruz, 8 (41410) Carmona

Teléfono: 954 142 000

Web

Carta

19Feb
26Feb
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.