Existen reductos antiguos del buen cuchareo que aunque pasen los años no le pierden la cara al futuro. Éste es el caso de la familia León Roldán, propietaria de Bar Restaurante Los Cuevas desde hace más de cuarenta años, dejando su pueblo natal de El Viso del Alcor para abrir a mediados de los '80 un pequeño bar de tapas en la frontera de Los Remedios y Triana, un negocio que ha experimentado algunos cambios desde su apertura en Sevilla, ocupando el lugar del antiguo bar/restaurante Áncora y haciendo remodelaciones actuales como la de hace cinco años cuando abrieron un moderno salón comedor aledaño para extender su propuesta de comidas, no sólo a tapas.

El éxito de Los Cuevas radica en el producto, siempre fiel a su tierra de El Viso, a su huerta de verduras, a mantener en carta especialidades de la casa desde tiempos remotos y a una historia familiar detrás donde Joaquín y José Manuel han cogido el testigo de sus padres con muchas ganas e ilusión. Se puede decir en parte que estamos ante una verdadera casa de comidas de las antiguas, el negocio se ha ampliado, y aparte de recibirnos una gran barra de en forma de L para el tapeo, está dotado de varios salones comedores (uno más clásico, otro más actual) y es lugar de actividades gastronómicas tales como cenas o comidas limitadas a un número específico de comensales cuando llega la época fuete de las setas o de los espárragos.

De un "simple bar de barrio" ha pasado a una señorial casa de comidas elegante con un salón anexo donde deslumbra con un menú variado, rico y extenso al que le notamos la única pega de ser algo caros en el precio de platos. Fiel a la cocina andaluza hay dos especialidades que no debes perderte si les haces una visita, por un lado sus Berenjenas fritas (8,50€) cortas finas y de resultado crujientes y sin apenas aceite sobrante, deliciosas y unos Garbanzos con tagarninas (10,90€) de toma, pan y moja, cuchareo del que revive a un muerto. Verduras, guisos y carnes son sus puntales, pero no hay que dejar de lado otros entrantes o una excelente fritura como pueden ser los Boquerones fritos al limón (12,90€) o una Rosada frita (7,90€/12,50€) perfectamente jugosa.

Ensaladas como Salmón con mozzarella (13,50€), una de Tomate con melva (11,50€) empapado en aceite o Chorizo de pueblo asado (5,50€/9,75€) una variante dentro de las chacinas que casa muy bien con el repertorio del local. Expertos en materia de revueltos y de todo lo que tenga que ver con la huerta como bien lo atestiguan su Revuelto de calabacín con jamón (12,50€) o el de Verdurillas con boletus y huevo frito (13,50€) para rebañar hasta la última gota. Cocina de siempre, natural y alejada de toda poesía rimbombante con protagonismo para Albóndigas en salsa (11€), Alcachofas en salsa (13€), Manitas de cerdo rellenas de foie (16€) o hasta Costillas fritas (11,50€) cruces de tradición y modernidad sin perder el norte.

De postre a modo de colofón nos pedimos la peculiar Tarta de azahar (4,50€) con un suave toque a naranja sevillana y ralladura exterior, amargo y dulce a la par. El legado de Antonio y María del Carmen está en las mejores manos, en la de sus hijos, que con acierto y visión de futuro han hecho crecer el restaurante hasta convertirlo en un buque insignia de la Sevilla más tradicional. Fieles clientes se agolpan los fines de semana donde es difícil encontrar hueco, más en barra, donde aprovecho para decir que interesa de primeras echar un ojo a su tapeo y dejarse llevar por ahí. Calidad asegurada.


Dirección: Calle Virgen de las Huertas, 1 (41010) Sevilla 

Teléfono: 954 278 042

Página web

Carta

19Feb
26Feb
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.