La Sierra 4



Desafiando a la lógica y a los convencionalismos que pululan por la ciudad, Francisco Panadero, uno de los hermanos que gestionan la red de restaurantes y bares de corte familiar La Sierra en el barrio de los Remedios, decidió emprender en el difícil año pasado la primera aventura fuera de esas fronteras y la zona elegida fue El Plantinar, tal y como me comentó, con la idea de no desprenderse demasiado del centro de Sevilla. La Sierra 4, aún siendo continuista en cocina y en el nombre, se ha hecho un hueco en los vecinos del Plantinar gracias a su cocina casera, a sus desayunos y todo ello sin bajar el listón del negocio antecesor, el mítico bar Rosita y sus tremendos caracoles.

La acogida ha sido espectacular, no ha tocado casi nada del bar Rosita, incluso siguen teniendo esos caracoles en temporada. Aguanta su saloncito, su mobiliario de madera y su barra al más puro estilo de barrio, la esencia no ha cambiado y Francisco hace de perfecto anfitrión, mucha filosofía de barra para que nos sintamos como en casa. Al ser el primero de la saga que abandona Los Remedios han decidido ir poco a poco, sin mucha novedad con respecto a los tres hermanos mayores; la carta sigue basándose en lo tradicional, lo casero y de porciones generosas. Lo justo para comer bien y gastar poco.

Aquí lo casero impera por encima de todo, este lugar (como todos los Sierra de Los Remedios) es cuna de ibéricos, de guisos y de "mojapan", sin olvidarnos de sus desayunos, otros de sus puntos fuertes. Toda la carta prácticamente está en formato tapa con precios que oscilan entre los 2,50€ y los 4€; hay cabida en sus entrantes para lo más granado entre los sevillanos: Gazpacho con guarnición (2,50€), Ensaladilla (2,50€), Pimentada (3€) y unos frescos y rojos Tomates con melva (2,80€) todo sin estridencias, sin lujos pero con mucho tino. Mucho apartado de pescado frito, donde encontramos desde Bacalao, Calamares o hasta Pavías (2,80€) y Tortillitas de camarones (2,50€) entre otros, no es su especialidad y se nota, pero cumplen.

Para la temporada invernal y no tan invernal pedimos con agrado sus guisos (su apartado más extenso) donde encontramos clásicos de nuestra tierra como el Potaje de garbanzos (2,50€/5€), su exquisita Cola de toro (3,50€/7€), Huevos con patatas y prueba de matanza (2,50€/5€) con chorizo, como la que hacen en la vecina cervecería Martín Blanco, Albóndigas de carne (2,80€/5,50€) o una Carrillada (3€/6€) suntuosa y que invita a mojar pan. Aunque para lo último hemos dejado lo más recomendable, que no por simple deja de ser apetecible, su Pollo frito, que recuerda al del anterior bar Rosita con una capa exterior crujiente y una jugosidad por dentro muy pocas veces vista en cualquier lugar.

Así, por concluir, Sierra 4 se erige como un bar de peregrinación por la zona aledaña a Nervión con un trato exquisito y cordial, precios simbólicos y un ambiente muy cercano. El cambio de barrio le ha sentado bien y le auguramos desde aquí una larga y próspera vida. ¡Chin, chin!


Dirección: Calle Avión Cuatro Vientos, 1, local 2 (41005) Sevilla

Teléfono: 605 965 000

19Feb
26Feb
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.