En Sevilla en tiempos recientes se están rompiendo tópicos gastronómicos que estaban muy asentados, como la preponderancia de la tapa (que hoy en día se trabaja mucho el plato a compartir), la cerveza bien fría para beber (vinos y vermuts cada vez ganan más adeptos y seguidores) o la eliminación del plato de cuchareo de la mayoría de los menús de los locales, algo que gracias a Dios se está recuperando poco a poco y que en temporada de invierno resulta altamente recomendable. La Cuchara del Conde es uno de estos últimos ejemplos y un negocio al que seguirle la pista en los sucesivos meses apto para comidas de amigos y familiares

Situado entre la plaza de San Lorenzo y la Alameda, en una zona muy congestionada de grandes y buenos bares y restaurantes, se alza este local de cocina cien por cien casera, un remanso de tranquilidad con unos salones interiores que dan envidia. Abierto a finales de 2021, y aunque pueda parecer pequeño por fuera, es todo lo contrario: en la entrada se puede tomar alguna de sus tapas en mesas altas a modo de recibidor, y tras cruzar la puerta que da acceso al comedor nos encontramos con los salones, más un reservado, salón comedor por cierto de gran profundidad, con una decoración transparente, acogedora y muy cuidada, como una si fuera una invitación para una comida tranquila y prolongada.

-EN CONSTRUCCIÓN-

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.