La Corona



Hay locales hechos a medida de ciertas zonas y el que nos ocupa es buen ejemplo de ello. La Corona, hasta hace tres años, se situaba en las inmediaciones de Plaza Nueva y decidió dar un nuevo aire y mudarse más cerca de la Alameda, desde aquí han podido despegar aún más y ofrecer una propuesta gastronómica más fresca, informal, joven pero sin dejar de cuidar esos pequeños detalles que gustan ver.

Y es que han sabido renovarse muy bien, han dotado a su espacio de una carta innovadora con numerosos guiños y una sobremesa para quedarte un rato más tomándote una copa, sin prisas. Este concepto de cocina actual que tienen encaja como un guante a la Alameda y a la clientela que suele acudir a comer por allí. Un local resultón, pequeño en dimensiones pero tremendamente grande en su afán por ser referente.

Aunque pequen de falta de terraza, en su interior podemos estar tanto en mesas altas como en bajas, en cómodos sofás y hasta en la barra. Luminoso, con amplios ventanales y con cocina a la vista. Todo se siente dinámico, con chispa, un servicio atento y joven marca de la casa, y un ambiente relajado, distendido, muy propicio para una velada.

La carta se divide en platillos para compartir, unas cuantas tapas y la inclusión de tostas y bagels, crujientes por fuera y a los que añaden curiosas mezclas que llaman poderosamente la atención a los clientes y que los diferencian del resto de locales. Los precios van desde los 3€ hasta los 5,50€ de los bagels y el tamaño no puede ser más acertado. Entrantes fríos para acompañar el verano como la Ensaladilla rusa, el Salmorejo, ensaladas varias o el Tartar de salmón junto a otros calientes como los Nachos 3 quesos (gouda, mozzarella y cheddar) son de los más demandados por los visitantes. Atención a sus Bagels, tienen en nómina el nórdico con salmón ahumado, el de carne mechada, el de sardina y el Bagel de roastbeff, con queso parmesano, rúcula y mahonesa con mostaza, muy sabroso, ideal si lo que queréis es compartir, algo original, fresco, diferente y que casa muy bien con la propuesta gastronómica del sitio.

Entre sus variadas tapas destacaremos el Wok de verduras y arroz, el Carpaccio de gambas con virutas de foie, y dos que se llevan especialmente la palma, una de ellas es su Falso Risotto, donde usan una pasta parecida al arroz, el puntalette, y le añaden setas y un queso grana padano exquisito, fórmula sencilla y resultado más que óptimo, el que lo prueba, repite. Y otra de sus maravillas es el Lagartito con patatas y pimientos, que no por ser de lo más clásico hay que dejarlo de lado, buen punto de la carne, jugoso, como si estuviera caramelizado, si te gusta la carne sin duda que esto es lo tuyo.

Un equipo joven, con metas, decidido y que hace una cocina con mimbres clásicos pero renovados, algo que en la Alameda y fuera de ella gusta bastante. Con el cambio de zona parece haber ganado enteros. Le seguiremos de cerca.


Dirección: Calle Fautino Álvarez, 1 esquina Cale Relator 21 (41002) Sevilla 

Teléfono: 669 842 708

Web

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.