La Alternativa + Vidal



Entre septiembre y octubre del año pasado el grupo de la familia Ignacio Vidal vio el nacimiento de una nueva línea basada en un concepto gastronómico sin cocina, al más puro estilo de las abacerías, tanto en el barrio de El Porvenir como en Los Bermejales, el nombre escogido fue La Alternativa + Vidal. Estos dos nuevos establecimientos tienen la ventaja, como su nombre propiamente lo indica, de ofrecer desde desayunos, un tapeo menos exigente (no exento de calidad), sobremesas y hasta actuaciones en vivo, todo un espacio abierto que se mueve como pez en el agua en los nuevos términos culinarios de hoy día.

Esa cocina elaborada de aires muy andaluces que es la carta de los Ignacio Vidal no se pierde en estos nuevos locales, lo que sí les diferencia es la menor elaboración de sus tapas/platos. La verdad que la homogeneización de todos elementos les ha quedado como un guante, cada aspecto casa a la perfección con la idea primigenia como por ejemplo en la decoración, con paredes y techos selváticos que le dan un aire floral y tropical al conjunto, mobiliario de madera y predilección por los tonos verdosos.

La variedad también está presente en sus diferentes zonas para tapear: por un lado la terraza, por otro la barra con mesas altas y por último las mesas bajas. En cuestiones de espacio no son ninguno de los dos pequeños, lo que sí es verdad es que en Los Bermejales disponen de más amplitud. Todo genera armonía y bienestar lo que los coloca como sitios muy aptos para comer relajadamente y con tiempo. 

Una carta sencilla, sin ninguna aparatosidad, clara y concisa sin necesidad de ir mareando al personal: buen picoteo al corte con chacinas varias, unas tapas frías mezcladas con aliños clásicos, montaditos y panes de la casa, una corta pero buena selección de guisitos y mucho espacio donde ir renovando y dando opciones a los fuera de carta, porque otra cosa no, pero aquí se irá renovando bastante. 

Lo que sí podemos apreciar es una genial selección de quesos, como el Stilton (azul suave) o el Payoyo emborrao, acompañado por pasas y membrillo, un espectáculo. Un picoteo donde no faltan las Anchoas del Cantábrico, la Ensaladilla de pulpo o el Foie Micuit, aquí con naranja amarga. Menos nivel alcanzan los montaditos a mi juicio, nos quedó por probar el de cochinillo que no tenían, pero el de pringá no pasó el corte. Los panes de la casa si merecen la pena, magnífico el de Guacamole y tronquitos de melva, hubiese sido perfecto sin la guarnición de patatas paja, pero aún así buena cantidad y calidad. Exquisito.

Dentro de sus guisos podemos encontrar cositas como las Albóndigas de choco, sevillanías como las Espinacas con garbanzos o una muy jugosa Carrillada con patatas especiadas, tapas muy bien servidas y que es de las pocas opciones calientes que podemos encontrar aquí, cosa que se agradece que las hayan incluido. Un plato rico la mar de interesante, sano y para compartir entre dos o más personas es el Carpaccio de ternera con parmesano y rúcula, complemento ideal para un almuerzo fantástico como el nuestro que coronamos con una Torrija brioche con helado de vainilla, suave y esponjosa, más chica que la mayoría de torrijas brioche que se acostumbran ahora de ver en los bares (cada vez más de moda) pero adornada aquí con frutos rojos que le dan mayor sabor al conjunto. 

La carta tiene unos precios muy atrayentes, hablamos de unos 3€ por tapa y platos a 8-9€ de media. No es demasiado excesiva pero es un magnífico punto de partida ahora que llevan pocos meses abiertos. Buena selección de vinos, servicio apañado y muy correcto y con posibilidad de aparcar cerca en ambos locales. Como alternativa seguro que funcionará, pero voy más allá, como bar de tapas y sobremesa seguro que calará entre los parroquianos. Se admiten apuestas.


Dirección: Calle Bogotá, 9 (41013) --- Calle Polonia, nº3 (41012) Sevilla 

Teléfonos: 854 747 636 --- 854 529 939 

Web: Enlace

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.