Kibo Gastro Club



El barrio de Sevilla Este ha ido con el paso de los años iniciando una revolución gastronómica de los pies a la cabeza con la apertura de muchos sitios de ocio, espacios innovadores que dotan al barrio de luz y color, y también lugares como el que nos ocupa, multidisciplinares, atendiendo a todo tipo de demanda y de público, un lugar versátil como pocos. Kibo Gastro Club es el nombre de este moderno restaurante que llama la atención por su vistosidad por fuera y por dentro, un punto de encuentro donde desconectar de la rutina en un ambiente desenfadado, muy llamativo y donde poder tomar desde una copa en la terraza, hacer uso de su enorme carta de coctelería, cenar en su amplio restaurante, escuchar un concierto en directo y hasta participar en eventos y talleres.Todo en uno.

Ante tal premisa, pocos son los locales que cumplan tantos requisitos, éste lo hace cerca de la zona de marcha y copas del barrio, una zona muy transitada sobre todo por la noche y es esta hora del día a la que fui. En su interior encontramos tres zonas diferenciadas, la primera nada más entrar es un gran salón con la cocina vista, la segunda está al fondo con otro enorme salón pero más íntimo y el último es la terraza, entrando a la izquierda, tres lugares para tres tipos de velada, en perfecta simbiosis y con una decoración mínima, poco cargada de elementos.

En carta deslumbra más si cabe, una carta eminentemente de platos, de raíz clásica pero reinterpretada hasta tal punto que parece mucho más novedosa de lo que realmente es. Una cocina hecha al momento, sin prisas, donde lo académico y purista da paso a lo visual y vanguardista, muchos de sus platos parecen obras de arte ciertamente y se permiten licencias a la hora de acoger platos de influencias orientales. Llama la atención al ojo pero es que, como veremos ahora, al gusto también.

De primero unas Croquetas inspiración del chef (6,50€), seis croquetas en fila, delicadas y suaves, con sabor a bacalao, esponjosas, perfectas para abrir boca. Seguidamente, unas Papas Kibo (5,50€) con salsa casera que hacen ellos y una ligera mayonesa de AOVE. Lo mejor de la noche estaba por llegar ahora, un Lomo de salmón a la parrilla sobre risotto de remolacha (11,50€), si ya de por sí resalta a la vista el plato, probándolo aún más, la mezcla de sabores es arriesgada sí, pero no puede estar más sabroso, uno de los mejores platos de salmón que ha comido servidor, y ya el risotto de remolacha es absolutamente genial, de diez.

Continuamos con Tagliatella de gambas al ajillo (7,50€) aquí sí se percibe el pique del ajo, en verdad ayuda y potencia la intensidad, gustará a los amantes de la pasta sin necesidad de ir a un "italiano". Y para terminar sería pecado aquí no acabar con postre, más bien un suicidio. Las tartas tienen un concepto distinto en Kibo, como demuestra la Carrot Cake rellena de queso crema (4,50€), parece más un bizcocho que una tarta, el relleno no puede estar mejor conseguido, para golosos y no golosos, no debéis perdérsela. 

Si bien no hay tapas, la carta de Kibo está hecha principalmente para compartir, con precios muy competitivos, un servicio amable y joven (bromas aparte de la colonia de Hermes que sólo los trabajadores comprenderán) donde poder copear también. Una gran opción tanto si estás por la zona como si no, un elegante gastropub que no te dejará indiferente.


Dirección: Avenida de la Innovación, 5 (41020) Sevilla

Teléfono: 955 122 939 --- 687 085 101

Web: Enlace 

Carta

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.