La pandemia trajo por las calles de Sevilla igual número de cierres prematuros como de cierres inesperados por lo históricos que eran, casos de Casa Eme, Restaurante Enrique Becerra o el que nos ocupa, Casa Manolo de la Alfalfa. Si bien, por el hecho del valor sentimental que tenían en los parroquianos algunos han reabierto con diferente gerencia pero manteniendo el nombre, fieles a este pensamiento, el grupo Spala de la mano de su director Cristóbal Escalona decidieron reabrir el pasado marzo Casa Manolo con aires renovados pero intentando, en la manera de lo posible, ser continuistas en lo que a gastronomía se refiere.

El avance y ascenso de Spala ha sido fulgurante en los últimos años, sumando locales como Malvaloca, Mamá Carmen o Doña Encarna por citar algunos, enclavados todos en el centro, en puntos neurálgicos turísticos como la Plaza de la Encarnación o Alfalfa. Después de 85 años de vida, esta reforma ha traído cambios notables, tales como aprovechar algo más de salón interior en detrimento de la amplísima barra que había antes, amén de una estética más renovada pero manteniendo los animados veladores de la concurrida plaza. Al estar La Escaloná frente por frente, permite que el flujo de clientes que pasen por allí paren bien en uno o en otro (estrategia de empresa).

La nueva carta presente en Casa Manolo es una colección de unas 40 tapas y platos, alguna referencia velada al antiguo "Casa Manolo", unas cuantas dosis "agarraturistas" y unos precios que han subido ligeramente con respecto al pasado. No faltan platos y surtidos de todo tipo, como Ibéricos de bellota (14,90€), Quesos artesanos andaluces (13,90€), Fritura de pescado variado (12,90€), Langostinos al ajillo (9,90€) o Huevos rotos con chorizo y jamón ibérico (9,90€). Su apartado de fritura es extenso, manteniendo las clásicas Pavías de bacalao (3,60€/9,90€), a las que se le añaden Tacos de bacalao frito sobre cama de pisto (3,50€/9,90€), Buñuelos de gambas cristal con alioli de pera (3,50€/9,90€) o un Flamenquín con crema de roquefort (3,60€/9,90€) por citar sólo algunos.

Captan nuestra atención la Ensaladilla con camarón crujiente (3,50€/8,90€), una Tortilla de patatas con salsa al whisky (3,50€), una sorprendente Pringá en pan de bollo antiguo (3,20€), la inclusión de un desigual Mantecaito de lomo al whisky (3,20€), Carrillada a los tres vinos (3,50€/9,90€), Chipirones a la plancha con gulas y gambas al ajillo (3,60€/9,90€) o una recomendable Presa ibérica con aceite de tomillo (3,60€/9,90€), tapas que si bien logran dar una sensación de homogeneidad siguiendo la línea y estética del grupo Spala, quedan lejos de cartas más redondas y mejor acabadas como sí ocurre en Doña Encarna.

El actual Casa Manolo no logra del todo encajar con la filosofía del bar que lo precedió, un "quiero y no puedo" quizás llevado de la mano de la historia a cuestas y de una zona muy concebida para el turista. El precio está justificado en su mayoría y el servicio es ejemplar, hay razones para venir y han implementado el desayuno como motivo de visita. Apuntalar una serie de cuestiones harán que Casa Manolo florezca y esperar a que brille con luz propia como lo hacía antaño.


Dirección: Plaza de la Alfalfa, 3 (41003) Sevilla

Teléfono: 954 214 176

Redes Sociales

Carta Completa

19Feb
26Feb
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.