Bar Triana



Muchas veces lo simple gana a lo especial, el enorme encanto de la simpleza radica en unas buenas croquetas, un frito delicado o una parrilla que sepa bien y un barrio como Triana tiene mucho de esto. Ubicado en la histórica calle Castilla, muy cercano a la parroquia de la O se levanta Café Bar Triana, un modesto pero singular bar de barrio que presenta bastantes números para quedarse por muchos años, empezando por el buen hacer de Abel entre fogones y con la clientela, y una mejorada forma de crear una carta competitiva y sin caer en la repetición.

Y me reitero que es verdad cuando se dice que se puede hacer mucho con tan poco. Perfil modesto pero con tremendo embrujo, casi sin mesas (cuatro fuera en forma de veladores que probablemente sea el mejor espacio para disfrutar de su comida) así que conviene reservar si se tiene pensado ir, eso o mucha suerte si vas sin llamar. El local ha ido ganando notoriedad gracias al boca a boca y a las ingentes opiniones en la web de crítica y opinión Tripadvisor tanto de usuarios locales como forasteros, y más tratándose de un sitio que no usa redes sociales para promocionarse o publicar fotos o noticias de última hora. Alejado de los estándares actuales pero con igual o mayor poder de atracción.

Aquí se viene sobre todo a tapear, un total de 20 sugerencias más algo fuera de carta (aparte de alguna ración de chacina y algún plato a compartir) a unos precios muy competitivos, incluso para la zona en el que está, que van desde los 3€ a los 5,50€. Uno de los máximos atractivos de este bar es su tapa llamada Crujiente, una suerte de tortilla de patata deconstruida, (patata, cebolla y jamón dentro de una masa fina hojaldrada con mahonesa de pimentón), galardonada con el 2ª premio 2018 en el certamen de Sevilla Tapas Week. Fuera de esa maravilla, tampoco podéis dejar pasar la oportunidad de probar su Timbal de verduras con una salsita verde muy rica, las Croquetas de la casa o el Tataki de picanha con salsa de soja, espectacular sin duda.

Y para rematar ese almuerzo o esa cena una Torta de Inés Rosales con crema de setas y jamón (3,50€), Capirotes de Langostinos (4€) o un Solomillo con salsa mozárabe (3,80€) para chuparse los dedos. Cocina tradicional que no huye de alguna pincelada de autor, humilde pero de gran valor y recorrido. Una pequeña sorpresa por el barrio que merece ser visitado.


Dirección: Calle Castilla, 73 (41010) Sevilla

Teléfono: 699 850 130

Web

19Feb
26Feb
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.